Lunes, 07 de Enero de 2019

¿Comprar o alquilar una vivienda? Ventajas de ambas opciones

¿Comprar o alquilar una vivienda? Ventajas de ambas opciones

Una de las decisiones más importantes de la madurez en la búsqueda de independencia es decidir entre dos opciones: comprar o alquilar. No siempre se puede comprar una casa pero muchas veces sale más rentable esa opción a la de mantener un alquiler en el tiempo. Para despejar dudas hemos analizado a fondo los pros y contras de ambas opciones para ayudar en una decisión tan importante como el lugar dónde se va a vivir.

Por supuesto, antes de comprar o alquilar es necesario estudiar a fondo la situación actual y recrear con la mayor objetividad posible cómo será en el futuro. Nos referimos a aspectos financieros, laborables y personales. Es decir, zona geográfica dónde se está y dónde se estará en un tiempo, los ingresos actuales y los futuros, o las necesidades actuales y las previsibles en unos años.

Lo cierto es que ambas opciones presentan ventajas. Sabemos que no todos los casos son iguales pero en Negocia Hábitat hemos creado una guía de ventajas para aquellos que están indecisos sobre si adquirir o bien alquilar un inmueble.

 

Ventajas de comprar inmuebles

- Buen precio en el mercado. Si se está seguro, el presente es un buen momento de compra. El ajuste de los precios en el mercado y la amplia oferta de viviendas convierten la adquisición de una vivienda en una estrategia e inversión perfecta. Y es que el valor de los inmuebles está muy por debajo del coste del mercado. Lo que supone una buena oportunidad de compra entre el amplio escaparate de viviendas que existe actualmente.

- Inversión futura. Hoy en día es más fácil firmar un acuerdo hipotecario con el banco. Es una oportunidad por tanto para quién siempre ha soñado con una casa y también para quién busca inversiones. Además, un inmueble siempre está abierto a la revalorización.

- Un bien propio. El alquiler siempre está expuesto a cambios, clausulas y restricciones de contrato. En cambio, las viviendas compradas son un bien propio para siempre. Tener una propiedad supone tranquilidad para los propietarios y familias a lo largo del tiempo, la seguridad de tener algo.

- Decoración completa. La gran oferta existente ofrece la posibilidad de encontrar viviendas en todos los lugares que se quiera y de todas las formas que se desee. Además, los precios asequibles de los inmuebles garantizan la decoración y la personalización total del hogar.

- Más ahorro. En ocasiones resulta mejor para el bolsillo comprar una vivienda. Todo depende del interés bancario ya que muchas veces los intereses de una hipoteca son inferiores a los que presenta una tasa de alquiler.

 

Ventajas de alquilar inmuebles

- Precios asequibles. A priori a la hora de entrar en alquiler se necesitan menos recursos económicos que para comprar una vivienda. Aunque el precio dependerá siempre de la zona y del tipo de inmueble. Por tanto, a la hora de independizarse en una primera etapa es mejor optar por ser arrendados. Ello supone un importante  ahorro a final de mes y un modo de vida más desahogado.

- Gran oferta actual. Actualmente hay una amplia oferta de viviendas en alquiler. Ello ofrece la posibilidad de encontrar la zona que se quiere y el espacio que se desea con el presupuesto que se dispone. Gracias a la flexibilidad del alquiler se pueden conocer diferentes zonas geográficas, lo que servirá en un futuro en el que se quiera establecer un inmueble de manera fija.

- Posibilidad de rescisión. Una compra supone algo así como un contrato de permanencia. El alquiler suele representar una decisión más rápida ya que está sujeta a un tiempo determinado y, normalmente, está ligada a posibles rescisiones  por diversas causas que, por otro lado, también se pueden acordar entre ambas partes. Así, se puede cambiar de vivienda cuando las condiciones laborales o personales lo requieran.

- Poca gestión. Contratar un alquiler es mucho más rápido y sencillo ya que no necesita tanto papeleo. Además, en el contrato se pueden acordar las condiciones como por ejemplo la manera en la que pagar los gastos extra, si están incluidos o bien se abonan aparte.

- Beneficios fiscales. Existen beneficios fiscales tanto para el inquilino como para el propietario. Aunque éstas son dependientes siempre de las previas condiciones del contrato de arrendamiento. Por otra parte, la posesión completa de una casa implica pagar una serie de impuestos como el IBI, con la opción del alquiler estos impuestos no corren a cuenta del inquilino.

 

La pregunta clave sería: ¿Te ves viviendo en esa propiedad durante los próximos 5-10 años? Si la respuesta es sí tu opción sin duda es la compra de esa vivienda.

En nuestro portal inmobiliario Negocia Hábitat puedes encontrar inmuebles tanto en venta como en alquiler. Además, en todos los anuncios se tiene acceso a imágenes reales de los inmuebles e información tanto de ellos como de sus alrededores. Encuentra tu hogar con nosotros.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.